Son tiempos difíciles para los artistas suele ser el mantra que lleva repitiéndose desde el comienzo de la profesión, con más motivo en los tiempos que corren.

Consumimos imágenes de forma masiva casi a diario, padecemos una resaca visual.

En lo que al arte emergente se refiere hay mucha invisibilización de cara a la gente que no conoce de cerca este mundo, es la primera barrera la más difícil de romper, sentencia Christian Vega -recién graduado en Bellas Artes- después de terminar el montaje de su primera exposición.

“Suele tratarse de una profesión muy competitiva pues, aunque el ambiente dentro de los estudios pueda parecer agradable, hay muchos ataques a los métodos que tiene cada alumno para tratar de plasmar sus ideas”, nos comenta Christian.

 

¿Como son esos “ataques” que hay entre artistas que acaban de empezar?

Hay mucha mano dura en lo referente a las técnicas utilizadas, sin olvidar que acabamos de salir de la carrera, no hablo de saber ubicar colores formas y luces, doy por hecho que a estas alturas ya se deben haber alcanzado notablemente esos objetivos.

Sin embargo, hay muchísimas personas que tratan de quitar méritos a tus proyectos por lo simplistas que puedan parecer con la sentencia; “Eso podría haberlo hecho un niño de 5 años” frases a las que los revolucionarios del arte del siglo pasado tuvieron que hacer frente: Miró, Kandinsky, Picasso…

Gente -que incluso estudia lo mismo- se atreve a criticar de esta manera tan falta de academicismo, pero hay que darlo por hecho, en estas profesiones todos somos competidores.

Entonces tu exposición, ¿qué busca en cuanto a la diferenciación con el resto?

Sí que es cierto que mi primera exposición quería que fuera diferente a las del resto; al acabar la carrera se suele hacer una exposición conjunta de todos los alumnos de la promoción, en la que cada uno expone las dos obras que más representen su estilo.

Esta exposición se suele hacer dentro de las propias universidades y no son promocionadas ni están al alcance del público interesado con facilidad.

Das a entender que es un ambiente que busca la confrontación…

Suele convertirse en un festival de la amistad en el que estamos todos juntos, pero en realidad estamos tratando de demostrar cuánto mejor que el resto somos.

Este tipo de exposición era prácticamente imposible que me representara de alguna manera más allá de la matrícula; de todo lo perfeccionado en 4 años de Bellas Artes ¿Elegir 2 obras? Ni hablar.

Pensé que ya buscaría la manera de hacer una exposición propia sin límites tan evidentes y fuera de ese ambiente campal.

Fue entonces cuando se me planteó la posibilidad de exponer en el conocido Mama Inés Café en la calle Hortaleza en pleno centro metropolitano y de Madrid, una exposición dentro de un espacio bastante concurrido que desde siempre ha estado mostrando obras de artistas de todo tipo y técnicas, una práctica muy americana que se está empezando a acuñar en España.

¿Cómo fue la inauguración de la misma en cuanto a obra presentada y opinión de los asistentes?

La exposición inaugurada el día 5 de septiembre terminó siendo una declaración de intenciones; lo que yo buscaba era transmitir la idea de que no se nos debe encasillar en una sola vertiente o estilo nada más salir de la carrera y decir “Esto es lo que yo soy” sin ningún tipo de matiz o posibilidad de corregir esa trayectoria más adelante.

Soy muy joven para no estar explorando y al mismo tiempo enseñando lo que hago, a pesar de lo diferentes que sean las obras entre sí.

Entre las obras expuestas encontramos hasta 4 estilos diferentes que los asistentes a la inauguración interpretaban como si fueran artistas diferentes o de un mismo artista con diferentes “alter ego” buscando cada uno la manera de asentarse.

Yo creo que no hace falta técnica hasta que se necesite y pienso seguir explorando cada una de las diferentes ramas que pueda tomar dentro de mi trayectoria artística.

¿Algún proyecto próximo que tengas en mente de cara a la nueva temporada?

El próximo proyecto que tengo a raíz de la exposición será el rediseño e interpretación del cartel promocional de “Las Brujas de E’lente” con una de las técnicas más urbanas de la exposición, se trata de la primera película de cine independiente y fantástico hecha 100% en Ourense, la cual saldrá este año en el festival internacional de cine fantástico de A Coruña, una delicia audiovisual que os animo a ver a todos.

¿Alguna conclusión final de la entrevista y de cara a nuestros lectores sobre la exposición y sobre tus intenciones con ella?

Básicamente que no hay motivo para obsesionarse con la búsqueda de un estilo propio al principio porque al final el estilo tiene que encontrarte a ti a base de intentos, esfuerzos y muchos palos de ciego a lo largo de una trayectoria, es mucho más productivo e interesante explorar el arte a base del juego, como ya defendía el filósofo holandés Johan Huizinga “La cultura nace a raíz de lo lúdico” y yo me considero más que un Homo Sapiens un Homo Ludens.

Si tenéis tiempo de pasaros por el espacio expositivo y solo con echar un vistazo general podréis ver de primera mano cuántas dudas y ganas hay en estos tiempos tan difíciles para los artistas.

La exposición estará hasta el día 5 de noviembre, en el Café Mama Inés, C/ Hortaleza nº 22, Madrid (España) de 9 de la mañana a 1:30 de la madrugada.

Fuente

https://www.arteporexcelencias.com/es/entrevistas/arte-ahora-ya-vere